ERMITAÑO

Un artículo de (Autor)


“El mejor director no es el que crea saber más que los demás, sino el que sabe quién sabe más que uno”

Arturo Loaiza, director y guionista de Ermitaño



Tanto la de un campesino que nunca sale de casa y debe enfrentarse a los intereses del gobierno por plantar una antena de señal en su finca, como las de aquellos que se aventuran a lanzarse al mundo del cine; son historias de personas que buscan romper paradigmas y transformar realidades desde la autonomía y la independencia. Tinta habló con Arturo Loaiza, director y guionista, así como con Daniel Plazas, diseñador y productor del largometraje Ermitaño, sobre lo que significa hacer cine en Colombia.

Tinta: ¿Qué es Ermitaño y cómo nace este proyecto?

Arturo y Daniel: Ermitaño es la narración de una serie de acciones que se desencadenan gracias a la decisión del gobierno de colocar una antena de señal en la finca de un campesino y, de los actos que este último, junto a un niño de una casa vecina, llevan a cabo para no dejar que aquello suceda.

El proyecto nació por Carlos Zenón, uno de los actores principales, quien quería producir una historia basada en la vida de su tío por medio de un cortometraje. Yo (Arturo) me puse a hacer el guión y se lo presenté a Carlos del Castillo que es el director de cine y de fotografía, y me dijo “eso está para un largo”. Cuando se lo presenté a otras personas y me dijeron exactamente lo mismo, decidí escribir el guión completo; la primera revisión la hizo el libretista Mauricio Navas y así se fue construyendo.

T: ¿Quiénes participan?

A Y D: Tendremos a Carlos Zenon, al actor natural Julián Rojas que interpreta al niño, a Angélica Blandon, a Sandra Serrato, a Alejandro Aguilar, a Hernán Cabiativa y a Gustavo Herrera. Por otra parte, Sandra serrato y Alejandro Loaiza serán los realizadores de la música.

T: ¿En qué fase del proceso se encuentra este proyecto?

A y D: De las cinco etapas de producción de un largometraje, que son el desarrollo, la pre producción, la post-producción, la distribución y el lanzamiento, nos encontramos en la segunda. El proceso comenzó en septiembre del 2018 y en este momento estamos en todo un proceso de conseguir los recursos para comenzar a rodar. Dentro de ello ya contamos con el apoyo de Caracol Televisión, quienes aportarán con recursos para que el rodaje comience en septiembre de este año y así lanzarla lo más pronto posible, no acá directamente como lo hacen la mayoría, sino primero en diferentes festivales de otras ciudades que nos abran más puertas.

T: ¿Cómo ven el panorama del cine colombiano actual?

A y D: Desafortunadamente, la gente no le cree mucho al cine independiente. Hay muchas películas buenas, pero también muchas películas malas; así mismo, hay realizadores que tienen historias muy bacanas que hay que contar muy bien para ganarse premios y salir de esa idea que tienen de nosotros en el exterior, de que acá solo contamos historias de traquetos y comedias mediocres que aunque venden muchísimo acá, afuera no venden nada.

T: ¿Qué es lo mejor y lo peor de hacer cine en Colombia?

A y D: Lo malo es que aunque hay producciones colombianas muy buenas y muy bien hechas, el colombiano promedio no está interesado en ver sus propias producciones. Entonces, es luchar contra lo que muchos están acostumbrados a ver; estamos compitiendo contra producciones por ejemplo de Hollywood, que son mucho más taquilleras y que son lanzadas al tiempo de nuestras producciones, y como es el tipo de contenido que más se consume acá, nos pone en desventaja.

Pero por otro lado, tenemos toda una cantidad de recursos que no han sido muy bien aprovechados, y que nos dan muchas ventajas en la producción; como lo es el de la ambientación, que aunque adecuamos el espacio y el arte de las películas, contamos con espacios, geográficamente hablando, que nos permiten contar muchas historias. Por ejemplo, por medio de esta película se va a mencionar mucho el dátil, un fruto que se da solamente en el oriente medio y allá en donde vamos a rodar la película. Entonces, poder mostrar esas otras caras de nuestro país que normalmente no se muestran, es una gran ventaja.

T: ¿Por qué seguir haciendo cine?

A y D: Esto es amor al arte. Podemos darnos cuenta de que el cine en Colombia no es lucrativo pero lo seguimos haciendo porque tenemos fe.

T: ¿Qué consejos le darían a quienes quieren trabajar en el mundo del cine?

A y D: Que tengan paciencia. Porque a nosotros nos ha rendido, pero las primeras etapas son largas y complicadas. Esto es de puertas cerradas y uno se puede abrumar al ver otras producciones, ver sus equipos y preguntarse de dónde, cómo operar; pero, el llamado es a no desanimarse. Si no le creen a ciertas empresas o apoyos, sigan adelante, sean desobedientes, atrévanse. Porque lo importante es la creatividad, la sincronización con el equipo, aprovechar las múltiples posibilidades para crear. Si sienten miedo al inicio es porque el proyecto va bien y no hay que detenerse por nada.