Ajuste

Un cuento de Valentina Rodríguez Fernández




─Vos siempre me has parecido como un robot…

─¿Cómo un robot? Vos si sos rara.

─Es que vos no sentís nada, no te expresás de ninguna manera. En estos seis meses de novios que llevamos siento que he sido la novia de un maldito robot. No estoy segura de que vaya a aguantar más, Raúl, estoy harta.

─Pero vení, no ves que estamos en un restaurante, no armés ahora una película o un escándalo…

─No, Raúl, yo me voy…

─Vení, no te vayás…

Raúl no salió corriendo inmediatamente tras la novia que acababa de perder. Esperó un momento, se cercioró de que nadie lo viera y sacó un pequeño destornillador con el que se ajustó un tornillo detrás de su oreja, se le estaba aflojando desde hacía rato. Acabó con su arreglo. Todo en orden.

─Amor, no te pongás así, vení…