XLIV (No me digan)

Un poema de Withman Useche




No me digan que me seque el pie

cuando es la planta la que sangra,

y el alma la que brotades

de las semillas en el suelo.

Camino y siento cómo el alma

quiere regarse con mi sangre

-mientras gozoso se la doy-,

para llevar a la ultratumba sin memoria

la nueva historia del caído,

y despertar del silencio los quejumbrosos deseos

que humanistas revolucionarios,empujados por amor,

vieron morir en la violencia.